La incapacidad del PSPV de Burriana condena a los propietarios de la A-30 y A-31 que pasados tres años siguen sin poder urbanizar

La incapacidad del PSPV de Burriana condena a los propietarios de la A-30 y A-31 que pasados tres años siguen sin poder urbanizar
Icono fecha
11-02-2018

Burriana, 11 de febrero de 2018: Tres años han pasado desde que el PSPV de Burriana anunció en 2015 que iban a urbanizar las unidades A-30 y A-31. Tres años de “incumplimientos” que han llevado a los propietarios de estos terrenos a no confiar en la ejecución de un sector al que solo le resta un 0,20% de la obra “que lamentablemente nunca llega”.

El concejal y portavoz del PP en Burriana, Juan Fuster, ha echado mano de hemeroteca para recordar cómo en 2015, la hoy concejala de Hacienda, Cristina Rius, garantizaba ante los afectados que iban a finalizar el proyecto. No solo no lo hizo, sino que en 2016 tampoco actuó pese a que el PP logró durante su mandato rescindir la condición de agente urbanizador del programa y reclamar un aval que el PSPV hace más de un año que ha ingresado.

La incapacidad e ineficacia del PSPV es, según Fuster, el único motivo que provoca este bloqueo “como tantos otros que afectan a Burriana”. En el caso de estos dos sectores, “queda por ejecutar un porcentaje simbólico. Sin embargo, por este 0,20% los propietarios no pueden construir ni disponer de sus solares para desarrollarlos”.

Esta situación ha vuelto a llevar al PP a reclamar “acción frente a la pasividad que condena a nuestra ciudad”. “No es de recibo tanta promesa incumplida. No tiene ningún sentido que en el año 2017 contemplaran en presupuesto una partida para ejecutar esta obra y en 2018 hayan decidido suspenderla”.

Para Fuster, “es la muestra evidente de que en Burriana no hay proyecto ni guión. No hay modelo ni criterio a seguir. Se actúa por impulsos y, ahora ya, en clave electoral. Se busca la foto y, evidentemente, esta inversión no va a dar grandes titulares ni protagonismo al PSPV. Por tanto, la solución más fácil es no ejecutarla. Muy triste porque no solo incumplen su palabra, sino que condenan a los vecinos a no poder desarrollar sus parcelas”.

Compartir